Translate

lunes, 22 de febrero de 2016

MI AMIGO EINSTEIN

     El otro día salió una noticia en los telediarios que hizo que me acordara de mi gran amigo Einstein. Fue a consecuencia de la noticia del descubrimiento de las ondas gravitacionales, que no se que narices son ni para que sirven, pero que me trajo a la memoria imágenes de la infancia y recuerdos de mis primeros años como colegial. Recuerdo que sería yo un zagal de no mas de 10 o 11 años cuando iba al colegio Salvador Tuset, junto a otros chavales entre los que se encontraba ese personaje de la historia, Alberto Einstein. Valenciano de origen, como así lo demuestra su apellido, de ahí que todos le llamaran Albert, era un chaval más bien "paraete", por no decir cortito, vamos, el típico lelo al que le caen todas las collejas. Se sentaba siempre en los primeros pupitres de la clase, más que nada para que el profe estuviera pendiente de que no le arrearan sus compañeros mas cachetes de la cuenta.
        ¡Me caguen la mar! Lo recuerdo ahora y me da pena. Pues no se las hemos hecho pasar canutas. Me acuerdo de los días que salíamos al patio a almorzar y siempre le tirábamos el bocadillo a la papelera para reírnos de él. Ahora bien, el tío era listo, la mayoría de las veces el bocata que había ido a la basura era el del profe, que con anterioridad él, hábilmente, le había quitado en clase, con lo cual luego nos pillaba por banda Don Andrés y nos ponía a caldo. Claro, eso no hacía mas que cabrearnos aún más y cuando lo pillábamos a solas lo hinchábamos a collejas. Ese era el motivo por el cual siempre aparecía en las fotos con esas greñas, porque al principio siempre venía a clase completamente engominado, pero le duraba dos minutos, enseguida le poníamos el pelo que parecía  que le había dado una descarga eléctrica.
         ¡Pobre Alberto! Pero al final nos hicimos grandes amigos, o al menos yo de él, siempre he pensado que se acercó a nosotros para evitar que siguiéramos "caneándole". Me encantaban las historias que nos contaba. Sobretodo la de los relojes. Cuando le decíamos: "Anda Alberto, cuéntanos la de los relojes". Y él siempre nos contestaba: "No es de los relojes, es del tiempo". ¡Que imaginación tenía el colega! Pues no nos decía que el tiempo era algo que se podía estirar o alargar al antojo del Universo. Que fábulas contaba. También decía que si un tío iba en un tren y otro lo miraba desde fuera, lo que se veía no era igual para uno que para el otro. ¡Que se fumaría el chaval! ¡Que pena de muchacho, tan joven y cuantas tonterías decía! Además, cada vez que le preguntabas algo te salía con la frasecita de las narices: "Todo es relativo, depende del punto de vista del observador". "¡Que coj... me estás contando Alberto?!" Le decía yo "¿De que observador me hablas? Solo te pregunto si vas a venir mañana a jugar al fútbol a las canchas de los Jesuitas". De verdad, ya resultaba un tanto cansino con tanta "relatividad" y lo que son las cosas, justamente eso es lo que le ha hecho ser tan famoso... ¡Ser un cansino!
              En fin, que me acuerdo mucho de él y que si hubiese sabido que iba a ser tan célebre habría cambiado mi forma de actuar con él. ¡¡Habría grabado todas las animaladas que le hicimos!! y así ahora me estaría forrando yendo de plató en plató mostrando las imágenes grabadas de las collejas y humillaciones que le realizamos, incluso igual me habrían metido en Gran Hermano Vip. ¡Lástima! Seguro que ahora yo sería mucho más famoso que él y con mas seguidores en twitter. ¿Mentira o Verdad?

8 comentarios:

  1. Lo que acabo de descubrir,según sus propias palabras es que usted era un acosador infantil.Claro usted podria decir que todo es relativo,pero lo que esta claro,es que usted le arreaba.Si hubiera estudiado usted como su amigo Albert,otro gallo le hubiera cantado.eltiolavara.tom

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para lo que le sirvió a él. Solo muerto es reconocida su labor

      Eliminar
  2. Pues verá usted, no se si es el mismo Albert, no cuadran las fechas, ni la localización... creo que usted habla de Rivera, Albert... para ese tambien todo es relativo y seguro que fue caneado de lo lindo, pero vaya, usted vivió ese momento, así que sabrá a ciencia cierta quien fue realmente Albert Eisen....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible, es que yo para los nombres soy un poco "cipotón" como dicen en mi pueblo.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Si, a ver si dejan ya de una vez a los profesionales arreglarla

      Eliminar
  4. Todo es relativo, a saber con quien estudio usted ...

    ResponderEliminar
  5. Todo es relativo, a saber con quien estudio usted ...

    ResponderEliminar