Translate

lunes, 21 de octubre de 2013

MI PADRE SE TELETRANSPORTA

Una de las cosas que recuerdo de mi infancia es una serie de televisión que me causó un gran impacto y que en cierta medida ha marcado mi vida. Esa serie fue "Espacio 1999". Algunos dirán, "si en esa fecha yo no había nacido" (¡¡eh, tu si habías nacido!!), pues aún es peor, porque la serie era de 1977, asi que algunos no formabais parte ni siquiera de los planes de vida de este mundo. Yo era muy pequeño, pero gracias a la gran capacidad intelectual que Dios me ha dado (que culpa tengo yo de que a algunos les haya dado pelo y a mi inteligencia), todavía recuerdo escenas que salían en la serie y que me impactaron de lleno en la retina. Una de ellas era que había actores que se metían en un tubo y desaparecían, y volvían a aparecer, pero en otro sitio. A eso se le llama "Teletransportación"  (definición que hago para los pelones, jejeje).
Pues bien, desde hace un tiempo he ido constatando que en mi familia hay una persona capaz de teletransportarse. Como lo oís, y esa persona es mi padre. No "mexsajero" nada.
Hace unas semanas estábamos mi hermano y yo en el comedor del chalet de mis padres tomando unas copas y fumando un purete (ya sé que ni fumo ni bebo, pero es que ahora me apetecía hacerlo, a ver si ni siquiera en la ficción puede uno darse el gustazo) y mi padre estaba en la terraza, meditando plácidamente. De repente oímos un ruido y salimos los dos afuera. No había nada extraño, excepto una cosa, mi padre no estaba allí, solo había una colilla que todavía echaba humo. Yo le dije a mi hermano, "¿Has visto tú si el papa ha entrado en la casa?". "¿No, yo no lo he visto?", contestó. Fuimos hacia su habitación y allí estaba, acostado, durmiendo la siesta. Pensamos que habría entrado sin darnos cuenta, pero el caso es que pasadas un par de horas y dos o tres copas más (si, que pasa, dos o tres ¿le molesta a alguien?) volvimos a oir otra vez el ruido de antes, salimos a la terraza y allí estaba ahora mi padre, bebiendo una cervecita. Mi hermano y yo nos miramos y nos dijimos "¿Cómo ha salido, si no lo hemos visto pasar?".
No le quisimos dar más importancia, sobretodo por la gran cantidad de alcohol que habíamos introducido en nuestro sistema circulatorio (¡¡¡Guau, podría ser mi primera borrachera!!!, o pedo, como suelen decir los jóvenes de hoy en día ¿o tampoco se dice ya así?), pero el caso es que una semana mas tarde, estando también en el chalet, mi madre me dice "llama al papa que esta en la huerta para que venga a comer, que la comida ya esta hecha". Yo, que estaba en el comedor, salgo a la huerta y me pongo a llamar a mi padre "papaaaa, papaaaaa....", pero no obtuve respuesta alguna, así que volví a entrar en casa y ¿Quién diríais que estaba en el comedor sentado a la mesa?, exacto ¡¡¡Mi padre!!!. Yo le dije, "De donde vienes, si te he estado buscando por la huerta". A lo que me contestó tan tranquilo "Pues allí estaba, no me habrás visto".
Me quedé estupefacto, ¡¡Si para poder entrar a casa tendría que haber pasado por delante de mi!!.
Eso ya me hizo sospechar de que mi padre realmente poseía el poder de la teletransportación.
Entonces vinieron a mi mente una serie de situaciones que se habían dado a lo largo del tiempo, como cuando entraba en casa y no había nadie y de pronto abrías la puerta del cuarto de baño y allí estaba él, lavándose las manos, o cuando salías de fiesta con los amigos y al regresar a casa y contarle a tu madre donde habías estado, él, al oir la conversación, te daba pelos y señales de todo lo acontecido, como si hubiera estado presente.
Tan profundamente se me han metido en la cocorota estas situaciones, que me ha hecho pensar que igual yo o alguno de mis hermanos hemos podido heredar esa capacidad de teletransportarse.
Y claro desde entonces no puedo pegar ojo. Y vosotros, deberíais preocuparos también, porque igual ahora termináis de leer esta historia y al volveros..... ¡¡¡Ahí estoy yo, observándoos!!!.
Creo que todavía me duran los efectos de la melopea que pille ese dia en el chalet. Ya no voy a beber más. En fin amiguetes, no os preocupéis por lo que os he contado porque todo debe ser fruto de mi imaginación... ¿Mentira o verdad?.
PD.: Os veo un inicio de alopecia en el cogote....  ¡¡lo estoy viendo ahora mismo!!... daros la vuelta y.......... ¡¡¡¡Ahhhhhhhh!!!!....

6 comentarios:

  1. jajajaaa ¡¡¡¡¡¡ que imaguinacion patenta la idea

    ResponderEliminar
  2. Y a mi q me suena haber vivido algo asi?? Seran las copas...

    ResponderEliminar
  3. Aver si cuando estamos en el chalet te teletransportas y le das una enjabonada y un aspirado a mi coche... que te veo muuuuuuu desganao.

    ResponderEliminar
  4. Majestuoso como siempre Fenollosa, y con ganas de ver a tu padre y esas modélicas teletransportaciones. Un abrazo .

    ResponderEliminar
  5. Olle tu padre aparte de teletransportarse no se teletranformara tambien?,cuando se dirije a mi no se quien me va a verir si mi suegro,el padre de mi marido, o el abuelo de mis hijos,y ahora al leer esto tuyo pues me quedo yo ay ay .jajaja.y ya pienso en mi marido mira que si a heredado estas virtudes de su padre ,bamos que lo vengo observando y es mas que si que no.

    ResponderEliminar